dilluns, 25 de març de 2013

Libertad, pluralidad y riqueza compartida.



Unas reflexiones interesantes sobre el catalán que no cuadran con el supuesto marco victimista que nos venden ciertos sectores separatistas.
EL CATALÁN ESTÁ QUE SE SALE
Una más de las contradicciones de la burda manipulación separatista... Las lenguas no mueren porque nuevos hablantes la utilicen o no, sino cuando los hablantes que la tienen como materna la abandonan, y no es el caso con el catalán. Tiene un reconocimiento pleno en Catalunya y en el conjunto de España se ha avanzado en todos los ámbitos habidos y por haber, lo que nadie puede negar a poco que compare la situación del catalán hace 30 años.
Es lamentable que los que hablan de fortaleza de una lengua, sacan pecho diciendo que va por delante de no sabemos cuántas lenguas europeas, que no se den cuenta que no ha sido con políticas excluyentes y monolingüísticas que se ha conseguido su avance. Y que nadie lo dude, si fueran en esa línea, que es la que quieren muchos separatistas, el daño que harían a una de nuestras lenguas queridas sería irreparable.
Un buen ejemplo de lo que decimos es la Semana del Libro en París, invitando -esta vez sí- a autores que escriben en catalán, a otros en español y a otros que utilizan ambas. No hay, no ha habido ni tiene que haber choque de intereses, ni necesidad de ir contra una u otra lengua, más bien todo lo contrario. Pero es tanto el complejo que ciertos separatistas tienen que si se dan cuenta en su fuero interno, les cuesta mucho reconocerlo y mucho menos exteriorizarlo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada