dilluns, 30 de juny de 2014

De orilla a orilla. Esta tierra también es nuestra casa, la de todos.



Nuestro amigo Carlos García, nos envía desde Argentina, este sentido e interesante escrito.

Diciembre de 2001: Buenos Aires, ¡la ciudad está muy triste! de pronto todo lo que habíamos logrado luego de años de esfuerzo, se escapaba de nuestras manos. Una etapa había terminado y la única alternativa para tantos españoles e hijos de españoles que habían emigrado a este país, volvía a ser España. A dónde ir me pregunté. A la Andalucía de mis padres, a la Galicia de mis abuelos maternos, o Barcelona, esa tierra vendita que había dado cobijo a tantos miles de andaluces en los años 60, como lo había hecho Argentina a principio de siglo con millares de españoles. Sí, Barcelona es la mejor opción, me dije.

En tan solo 14 horas había cruzado el gran charco que separa ambos continentes, un mismo trayecto que a mis padres les significó 21 días de navegación. Pero nada de nostalgias!! Había llegado a casa!! Qué felicidad estar en España le dije al taxista, quien respetuosamente me contestó: "Aquesta terra no és Espanya". Es muy joven pensé, qué puede saber este chaval, mejor olvidarlo!

Lo primero que hice fue inscribirme en un curso de catalán gratuito que ofrecía la Generalitat, pues como profesor universitario, sentí que era mi obligación aprender este idioma, pero la ilusión duró poco pues las clases gratuitas ofrecidas por la Generalitat tenían un alto precio, chavales de 20 años de una forma muy amena pero poco pedagógica nos recordaban siempre que podían "Aquesta terra catalana aviat serà més què això, serà un país orgullós que trencarà Espanya en dos". Obviamente mis clases de catalán llegaron a su fin. Aún así, en poco tiempo estaba dando clases en una universidad privada de Barcelona y aquella primera impresión, de esta bendita tierra, poco a poco fue desapareciendo.

Septiembre de 2011: Barcelona, una gigantesca marea humana invade la ciudad y el mensaje que había recibido al llegar a Cataluña vuelve a hacerse presente, pero esta vez de una forma imperativa y en algunos casos chulesca. Al grito de "Catalunya, nou estat d'Europa" la Asamblea Nacional Catalana entra en escena de la mano de su presidenta Carme Forcadell , conocida militante de ERC, ex coordinadora de normalización lingüística del Servicio de Enseñanza del Catalán y galardonada recientemente con el Premio Joan Blanca que reconoce el compromiso en la defensa de la cultura e identidad catalanas. Por su parte, TV3 con más fuerza que nunca, proclama en su canal subvencionado frases antológicas del Señor Artur Mas: "Amigos de ANC, vuestro grito es el mío, vuestra voz es la mía y vuestros anhelos son los míos." "Tras 100 años de esfuerzos, leales y honrados del pueblo catalán, sigue habiendo una gran incomprensión hacia nosotros, desconocimiento, ignorancia y un total menosprecio desde Madrid"
A partir de ese momento la escena socio política catalana se convertiría en un verdadero cambalache donde tertulianos como Ramoncón, Santiago Espot o el Yoyas vertían sus opiniones en un programa conducido por un sacerdote, o Pilar Rahola daba gritos desenfrenados en cualquier medio de comunicación a todo aquel que no compartiese su opinión sectaria de la realidad. Por su parte, conocidos políticos locales aportaban sus ideas a este sainete dalineano: “¡Madrid ens roba!", "Els catalans tindrem doble nacionalitat", "El Barça jugará la liga francesa", "Primero Cataluña y luego la libertad para los países catalanes", "La organización del ejercito catalán estará en manos de generales franceses"… Una ralladura en mi auto y encontrar escrito en una pizarra "Eres un activista social fascista, traidor" fue la gota que colmó el vaso. 
El avión que me lleva a Madrid despega desde Barcelona, es raro, después de 14 años siento que, por fin, estoy llegando a España, mi casa!! 

Dr. Carlos García Palacios
Promotor y socio fundador del Movimiento cívico de España y catalanes


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada