dimarts, 17 de juny de 2014

Sus hechos y sus palabras no van en la misma dirección. El separatismo cínico


Nos quieren vender, desde una asociación satélite del nacionalismo más excluyente y sectario que, con la separación, el español será respetado en la Cataluña dividida y separada del resto de España. Evidentemente que en sus panfletos lo acompañan con aquello tan manido y alejado de la realidad como el ‘igual que el árabe, bereber, inglés, francés…”. Eso sí, no mencionan ninguno de los disparates que dicen y hacen, aquí y ahora, destacados dirigentes del nacionalismo intolerante.

Es decir, su propaganda choca con graves incongruencias, muy clarificadoras. Sin ser ‘un nuevo estado’ hay no pocas ocasiones –lamentablemente cada vez más- que el español es marginado, cuando no apartado literalmente en ámbitos institucionales, en entidades, actos, etc. Eso sí, para continuar su campaña de despropósitos, también el castellano sirve, y así inundan de folletos en lengua cervantina donde nos machacan con dudas sobre la ‘independencia’ y se nos promete el paraíso. ¿Con los mismos que han demostrado tan pocos escrúpulos a la hora de discriminar, engañar, dividir y despreciar en su mal llamado ‘proceso de transición’ se podría conseguir algo positivo en este ámbito?

“El español pide sitio en la frontera. El subdelegado del Gobierno en Gerona evita que el hospital de la Cerdaña esté rotulado solo en catalán y francés.”

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada