diumenge, 1 de setembre de 2013

No queremos la división de Cataluña ni la separación con el resto de España



Una carta de los lectores en El Periódico de hoy de un padre muy consciente y preocupado por la deriva separatista que, incluso, ya afecta negativamente a su propia familia.
La deriva separatista no nos aporta nada bueno y no nos lleva a ninguna parte.
#LaVíaCatalana: Mi familia y Catalunya, divididas
Mi hija, finalmente, se ha apuntado a la cadena humana por la independencia a través de una asociación de la que es miembro una vecina. Cogerá el autocar a las nueve de la mañana del día 11 para desplazarse a más de 150 kilómetros de nuestro municipio. Y no sabe a qué hora estará de vuelta.
Me cuesta digerir toda esta movilización. No soy ni independentista ni centralista. Soy solo catalán, y me preocupa este esfuerzo de mi hija por la Diada, ya que da la impresión de que estemos viviendo una gran paranoia colectiva. Le pregunto por la diferencia entre dar dinero para construir carreteras en Extremadura, en las Islas Canarias o en Letonia, territorios de la Unión Europea... y aún espero respuesta.
Desgraciadamente, esta actitud ha dividido a nuestra familia. Y me doy cuenta, cada vez más, de que a Catalunya también. Por primera vez en muchos años se están formando dos bloques antagónicos. La acción de unos lleva a la reacción de los demás. Mayorías silenciosas que dejaban hacer al nacionalismo ahora empiezan a votar, a opinar y a refunfuñar. Y eso me da miedo, porque no quiero vivir en un país como Irlanda del Norte o el País Vasco. Y parece que interesa que tomemos esa dirección. Creo que, ahora, los políticos tendrían que hacer lo que siempre se ha hecho en Catalunya: apaciguar las aguas, calmar los ánimos y no emprender una huida hacia delante. Los motivos económicos son claros, pero en estos temas las pasiones, sentimientos y emociones son mucho más fuertes que cualquier razonamiento. Y podemos hacernos daño, mucho daño. Mi deseo como padre y como ciudadano es vivir un Onze de Setembre festivo y sin ningún tipo de incertidumbre.
Sábado, 31 de agosto del 2013 E. C. (El Prat de Llobregat)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada